"Lo que me asombró fueron sus manos de hada y sus agujas, que apenas te tocan y, sin embargo, actúan profundamente. Yo no sabía que, en la tradición acupuntural japonesa, fueron personas invidentes las transmisoras del conocimiento. Y ese plus de sutilidad marca una diferencia que a mí me parece sustancial." Ferran Renau

Consulta

 

despacho