Testimonios

Me gustaría agradecer enormemente a Silvia Mestre , su persona y el tratamiento  que ha realizado con mi hija Ainhoa de 13 años. Ella tenía alergias a varias frutas y hortalizas ( algunas incluso con el contacto ya le daba alergia ). La había llevado por el método convencional, le habían realizado todas las pruebas en un hospital de Barcelona y la única solución era retirar dichos alimentos. En varias ocasiones habíamos tenido que ir de urgencias . La llevé con Silvia y decir que le fue muy bien: ya ha podido comer varios de los alimentos sin reacción alguna. Recomiendo al 100% su tratamiento y no tengo palabras de agradecimiento. 
Begoña Gorricho Nutricionista y kinesióloga

Fue una gran suerte encontrar a Silvia. Me la recomendó mi cuñada y siempre le estaré agradecida por ello. Me ha ayudado muchísimo siempre que he acudido a ella. Es una gran profesional que ama su trabajo, lo domina y sabe transmitir los beneficios de sus terapias. Cuando estás con ella sientes paz, tranquilidad y una gran confianza. 
Pepa Sánchez Montero Contable

Una grave enfermedad me llevó a buscar terapias alternativas que me ayudaran a soportar los tratamientos de quimioterapia que necesitaba. Tuve la gran fortuna de conocer a una gran profesional, que con mucha maestría y sensibilidad me ha ayudado a llevar una vida normal y de calidad. Silvia es, sencillamente, increíble!
Juan Gómez González Informático

Estoy muy sorprendido y agradecido por lo que me ha aportado Silvia con sus conocimientos de acupuntura y que han incidido en mí, de forma directa, en aspectos emocionales, nutricionales y físicos.
Acudí a Silvia por unos dolores intensos en los brazos, en forma de tendinitis. Me había estado medicando durante unos meses pero no había conseguido ninguna mejora. Pronto Silvia me hizo ver que esos dolores físicos eran algo más profundo que un simple dolor físico. Había una acumulación emocional de muchos años que había incidido en mi cuerpo en forma de dolor permanente o crónico.
Con un trabajo constante y paciente por parte de los dos, no solamente se ha olvidado el dolor físico, sino que  también han desaparecido los dolores emocionales acumulados a lo largo de los años. Duermo mejor, descanso más, mi alimentación es más saludable y mi actitud es mucho más positiva. En definitiva, he experimentado en mi día a día pequeños cambios que en suma han implicado una gran mejora personal.
Y por todo esto me siento muy pero que muy contento y satisfecho por haber coincidido con Silvia.

Enrique Ibáñez Economista

Me confíe a Silvia por problemas de digestión y migrañas que tengo desde mi niñez y que, a pesar de mejorar con el paso del tiempo, han sobrevivido a muchísimos intentos terapéuticos anteriores. Con sus consejos de alimentación y la terapia estoy experimentando actualmente una mejoría importante y hasta he perdido peso. Su sensibilidad y acierto en el diagnóstico van acompañados de una actitud muy respetuosa y cariñosa que facilitan la respuesta positiva de sus pacientes.
Marc Walther Psiquiatra y psicoterapeuta

Me diagnosticaron un cáncer de mama cuando tenía 51 años. El tumor era grande y tenía metástasis ganglionar. Ha sido un stop obligado en mi vida. Me sentí muy bien atendida por los especialistas del ICO, pero ellos miraban mi tumor y controlaban la quimioterapia, la radioterapia, la cirugía…pero que podía hacer yo para contribuir en mi proceso?. Mis emociones, el miedo, los efectos secundarios… todo un sinfín de cosas que te van apareciendo y que te sumen en un pozo oscuro que no te puedes permitir. Conocí a Sílvia Mestre a través de una amiga y ha sido todo un descubrimiento. Para mí la primera sesión de acupuntura japonesa fue una liberación. Recuerdo que pude llorar desde dentro. Me ayudó a reconocerme y a compensar lo que mi cuerpo no podía hacer. Iba a una sesión semanal, incluso con la quimioterapia. Los resultados analíticos durante todo el proceso han sido satisfactorios. Pude controlar los efectos secundarios especialmente los gástricos y aprendí muchas cosas sobre qué alimentos son más adecuados en esta situación. A nivel emocional me ayudó a controlar pero también a crecer. Ahora ya he terminado el tratamiento….queda seguir cuidándose y no olvidar. Continuo con las sesiones de acupuntura japonesa con Sílvia Mestre , de manera menos intensa pero cuando salgo de la consulta siempre tengo la sensación que ha valido la pena.
Carmen Palma Enfermera

Conocí a Silvia hace tres años, por recomendación. Tengo hipotiroidismo grave de Hashimoto y, aunque estoy medicada, sufría de altibajos con demasiada frecuencia, con todo lo que eso comporta: cambios físicos, mucho cansancio, caída del cabello y, a nivel emocional, cambios de humor que hacían que lo pasase bastante mal; incluso llegué a sufrir depresión. Silvia fue el mejor regalo que me podían hacer, no sólo porque es una gran profesional sino porque además ¡es una gran persona! Poco a poco la acupuntura daba sus frutos: fui mejorando, consiguiendo estabilidad física y emocional, recuperando fuerzas y sintiéndome menos cansada, con más energía ¡y más feliz! Hasta el día de hoy, ¡que no me quiten a mi Silvia! Ella añade al tratamiento tanta simpatía, su dulzura, su empatía y sobretodo su amor por lo que hace, que ¡¡no puedo dejar de quererla mucho y mucho!! ¡¡Gracias!!
Maria Planas  Departamento de Administración y Client Service de Red Code Marketing Partners S.L.

Silvia me libró de un dolor en el hombro y eso me llevó a dejar mi delicada columna en sus manos. Pero hay algo más, aparte del beneficio en cuanto a los dolores: la certeza de saber y sentir que dejo a su cuidado mi salud integral; no sólo la corporal, también la sutil. Es, además, una persona encantadora a la que he acabado considerando una amiga.
María Araque  Profesora y apasionada de las Flores de Bach

Acudí a Sílvia por varios problemas articulares y los resultados fueron excelentes. Pero lo que me asombró fueron sus manos de hada y sus agujas, que apenas te tocan y, sin embargo, actúan profundamente. Yo no sabía que, en la tradición acupuntural japonesa, fueron personas invidentes las transmisoras del conocimiento. Y ese plus de sutilidad marca una diferencia que a mí me parece sustancial.
Ferran Renau  Arquitecto y profesor de radiestesia

Recibí tratamiento de acupuntura japonesa con Silvia Mestre en varias ocasiones para tratar concretamente un problema de mucosidad retronasal y en oídos que me molestaba desde hacía demasiado tiempo. Me dio mucha confianza comprobar su manera de trabajar tan delicada y sutil a la vez que profunda y profesional. Desde un enfoque holístico de todo el organismo incluyendo el aspecto anímico, mental y emocional.
Primero me tomaba el pulso y localizaba, de una manera muy precisa, donde había bloqueos o disfunciones. Luego colocaba delicadamente las finísimas agujas en los puntos concretos según le había orientado el pulso. Seguía un ratito de relax dejando actuar las agujas con música suave y una mantita... todo muy armonioso y sutil. Así como es Silvia.
También se interesó mucho por la alimentación y me dio muy buenas pautas.
El resultado fue que tras varias sesiones con Silvia me vi considerablemente aliviada de la congestión y con la energía renovada. Hecho que confirmó mi doctora al testarme y verificar que efectivamente había mejorado mucho.
En resumen creo que es muy aconsejable dejarse tratar y cuidar por Silvia Mestre. Es sencillamente buena. ¡Gracias Silvia!

Cecilia Soler profesora de Yoga

Para mí, conocer a Silvia ha sido todo un descubrimiento. Fue recomendada por un familiar a quien le habían diagnosticado un cáncer y que en todo momento estuvo guiado por ella y para quien, felizmente, todo ha ido bien. Yo voy, básicamente, por problemas en las cervicales y en las lumbares. Para mí era desconocida, pero me habían hablado muy bien de la acupuntura japonesa, que era muy sutil, por ese motivo me atrajo.
Una vez finalizada la primera sesión, fue sorprendente, salí pudiendo mover el cuello, cuando hacía mucho tiempo que no lo podía hacer. A medida que iban avanzando las sesiones, además de los beneficios físicos, tenía una paz y una serenidad interior que me ayudaban a gestionar mejor mis emociones y, sin duda alguna, he ganado en calidad de vida, gracias también a los recursos que pone a tu alcance como las flores de Bach, el Reiki, etc.
Gracias Silvia, por transmitirnos en todo momento tu luminosidad y paz.

Mercè Marimon administrativa